Colecho y la pregunta infinita: ¿Es seguro dormir con los bebés?

Cuando analizamos la historia de los humanos, hay mucha información acerca de cómo las madres solían dormir junto a sus bebés todas las noches. No sólo era algo que les resultaba, de alguna manera, cómodo, sino que se hacía para mantener al bebé caliente y seguro.

Existen muchas evidencias que demuestran que las madres y los bebés han dormido juntos desde hace mucho tiempo, pero ¿es realmente seguro hacerlo?

Compartiendo la cama con tus bebés

Contestar a esta pregunta tan buscada últimamente dependerá de muchos factores. Por ejemplo, si hablamos de los colchones en la actualidad, sabremos que quizás no estén diseñados específicamente para los bebés, aunque si lo ves desde otra perspectiva, las mujeres del siglo XIX dormían en camas de heno en el suelo. Por otro lado, hay personas que tienen hábitos de sueño que podrían poner en riesgo la salud del bebé.

La balanza se inclina hacia las dos direcciones constantemente. En el antiguo Japón también se practicaba el colecho como una práctica común que aún a la fecha, se considera normal e incluso más segura que dejar a los bebés dormir solos.

colecho en el hogar

Buscando una cama segura para los más pequeños

Si bien muchos investigadores enfocados en el tema recomiendan que el bebé duerma en la misma habitación que los padres, son muy pocos los que recomiendan estrictamente que los bebés compartan la misma cama.

Ellos recomiendan dormir con el bebé, pero no en el mismo colchón. Una buena idea es utilizar una cuna especial para colecho. Existen muchos modelos y la idea es que se tienen una cuna normal, pero al mismo nivel que la cama y sin barrera del un lado. Esto permite a la madre tener un contacto cercano con su bebé.

cuna de colecho

Dormir con el bebé puede realmente ser peligroso

Esto es un tema un poco delicado, sobre todo por comprender el hecho de que es lo que hace lo hace peligroso. Por un lado, los padres tenemos un instinto que no se puede negar y, en la mayoría de los casos, este instinto nos permite tener la noción de que tenemos un bebé en medio de la cama.

Sin embargo, hay mucha gente que tiene hábitos en la cama que pueden no ser muy recomendables para los bebés e incluso altamente nocivos. Gran parte del riesgo que implica compartir la cama con el bebé está asociada con prácticas culturales muy específicas.

Existen cosas y actividades que se deben de evitar a toda costa, algunas muy obvias, pero las describiremos a continuación:

Fumar es un riesgo inminente

Esta es una de esas cosas que la mayoría de nosotros damos por hecho. Sin embargo, en algunas culturas, aun en estos días, fumar en la cama es algo que mucha gente practica. Así que dejémoslo muy claro de una vez por todas: fumar con un bebé es muy riesgoso.

Existen muchos estudios que demuestran que el humo puede incrementar de manera drástica las probabilidades de una muerte súbita del lactante. El humo puede obstruir las vías respiratorias del bebé o irritarlas al grado de no permitir la correcta absorción de oxígeno en los pulmones, lo cuál desemboca en una dificultad para despertarse y morir por asfixia.

Una cama no adecuada

Dormir con un bebé en lugares como sillones, sillas reclinables o camas de agua puede ser bastante riesgoso. La recomendación, si es que vas a compartir el lugar de dormir con tu bebé es conseguir un colchón amplio, de preferencia un colchón queen size. Sin embargo, el colchón no es lo único que debes de acomodar en tu cama.

  • Evita el riesgo de una caída. Coloca al bebé en el centro de la cama y arma una barrera en el costado contrario a ti con almohadas y cojines.
  • Evita el uso de cobijas muy pesadas o cobertores en los que se pueda enredar con facilidad el bebé.
  • Si usas sábanas o cobijas ligeras, pon atención a que el bebé no corra el riesgo de que se le tape la cara al dormir.
  • No coloques almohadas en la cabeza de tu bebé, recuerda que lo mejor para ellos es dormir en estado horizontal, si acaso, coloca unos tabiques o libros en las patas de la cama para que esté un poco inclinada.
  • No utilices aire acondicionado o ventiladores durante la noche, el aire frío puede provocar resfriados en el bebé.

En general, si ya has decidió practicar colecho con tu bebé, no temas, puede ser lo bastante seguro para tu bebé si sigues estos consejos. Si no estás del todo segura, quizás lo mejor sea que cada quien tenga su propio espacio para dormir.

Espero que estos consejos te hayan ayudado, no olvides seguir nuestros otros contenidos en este link.