La importancia de la temperatura al dormir

Todos en algún momento hemos sufrido insomnio y sabemos lo molesto, desesperante y agotador que esto puede ser. Sin embargo, probablemente, uno de los factores que te esté impidiendo dormir sea que tu habitación está demasiado fría o caliente.

La temperatura al dormir en la habitación puede acarrear más problemas de los que pensamos, e incluso, está comprobado que tiene una influencia directa en la manera en que logramos conciliar el sueño, y el verdadero descanso que logramos al dormir.

Mi historia con el insomnio

Durante muchos años, la mayor parte de mi vida, gocé de lo que podría llamar, el sueño de un bebé. Podría haber una fiesta con orquesta en la sala de mi casa y no lo notaría. Hasta que hace aproximadamente 3 años llegó el invitado incómodo que cambió mi vida para siempre: el insomnio.

Casualmente, sucedió que me había mudado a un lugar donde hace mucho más frío de lo que estaba acostumbrado, sin darme cuenta había aceptado el hecho de tener siempre un cierto frío, que, por cierto, nunca imaginé que estuviera involucrado en mi dificultad para conciliar el sueño.

Fue hasta que busqué ayuda profesional para el tema del insomnio, que un doctor me recomendó que ajustara el termostato de la habitación y lo subiera algunos grados más. ¡Antes de esto yo ni siquiera me preocupaba por la temperatura por que en México no hay termostatos en las casas!

Y debo decir que eso fue una bendición. Llegué a casa esa tarde, modifiqué la temperatura y volví a dormir como bebé de nuevo. ¿Pero asi de importante es el tema de la temperatura?

dormir con frío

La temperatura y el sueño

Existen muchos estudios que demuestran que la temperatura de la habitación tiene un efecto directo en lo cómodo que puedes sentirte y, por ende, en cuanto tiempo puedes pasar dormido profundamente sin interrupción. La razón de este problema es que el cuerpo tiene también un termostato interno, asi que cuando la temperatura no es la adecuada o a la que el cuerpo no está acostumbrado, se activa un sistema de alerta que pone al cuerpo en una cierta tensión. Si hace demasiado frío o demasiado calor, el cuerpo lucha por alcanzar este punto de ajuste.

Esta pelea por ajustar la temperatura acostumbrada, este estrés que se genera en el cuerpo, termina por sacarte del estado de somnolencia y al final despertarte.

 

¿Qué hacer para dormir de manera cómoda?

Ropa de cama fresca y que transpire. No importa si se trata de un clima demasiado cálido o demasiado frío procura que la ropa de cama sea de un material orgánico que respire, esto evitará que sufras de calor intenso y que este se acumule dentro de las sábanas o que sudes si es que hace frío y estás demasiado tapado.

1. Un colchón adecuado. Existen muchos tipos de colchones en el mercado, para este caso, podrás encontrar colchones de alta calidad que incluyen materiales que permiten la transpiración del calor producido por el cuerpo. La mayoría de estos materiales como el foamy tienen la facultad de durar mucho tiempo, asi que si decides invertir algo de dinero en esto puedes estar seguro de que valdrá la pena.

2. Termostato en el hogar. Si en tu casa no cuentas con un sistema de calefacción o con un minisplit que te pueda ayudar en los días de más calor, existen algunos tips que puedes hacer para mejorar la temperatura.

Si el problema es el frío, cierra las ventanas y puerta y trata de no abrir la puerta en todo el día de manera que la temperatura se conserve por más tiempo.

Si el problema es el calor, trata de mantener tu cuarto con los menos muebles posibles de manera que el aire fluya de mejor manera en la habitación.

Espero que este artículo te haya ayudado, aunque sea un poco con tu problema para dormir, al final controlar la temperatura al dormir no debe ser tan complicado. Déjanos un comentario y platica de tu caso.