Consejos para el dolor de cuello

El dolor de cuello es una queja común. Los músculos del cuello pueden estar tensos debido a una mala postura, ya sea inclinada sobre tu computadora o encorvada sobre tu banco de trabajo.

En raras ocasiones, el dolor de cuello puede ser un síntoma de un problema más grave. Busca atención médica si el dolor de cuello se acompaña de entumecimiento o pérdida de fuerza en los brazos o las manos o si sientes dolor punzante en el hombro o en el brazo.

En ocasiones auxiliarse con algunos analgésicos antiinflamatorios no esteroides, como Advil tabletas, ácido acetilsalicílico (por ejemplo, la aspirina) o naproxeno, son efectivos para disminuir las molestias musculares al controlar la inflamación.

Si las medidas que has tomado (masajes o frío local) no son suficientes para disminuir el dolor muscular posterior al ejercicio, puedes buscar alivio con algunos medicamentos consultando con tu Médico de confianza.

Síntomas

Dolor que a menudo empeora al mantener la cabeza en un lugar durante largos períodos, como al conducir o trabajar en una computadora

  • Opresión muscular y espasmos
  • Disminución de la capacidad de mover la cabeza.
  • Dolor de cabeza

¿Cuándo debes visitar a tu médico?

La mayoría del dolor de cuello mejora gradualmente con el tratamiento en el hogar. Si no, consulta a tu médico.

Busca atención inmediata si el dolor de cuello se debe a una lesión, como un accidente automovilístico, un accidente de buceo o una caída.

  • Persiste durante varios días sin alivio
  • Se extiende brazos o piernas
  • Se acompaña de dolor de cabeza, entumecimiento, debilidad u hormigueo

Causas

Tu cuello es flexible y soporta el peso de su cabeza, por lo que puede ser vulnerable a lesiones y afecciones que causan dolor y restringen el movimiento. Las causas del dolor de cuello incluyen:

  1. Tensión muscular:  El uso excesivo, como demasiadas horas encorvadas sobre tu computadora o teléfono inteligente, a menudo desencadena distensiones musculares. Incluso cosas menores, como leer en la cama o apretar los dientes, pueden tensar los músculos del cuello.
  2. Articulaciones desgastadas: Al igual que las otras articulaciones de su cuerpo, las articulaciones del cuello tienden a desgastarse con la edad. La osteoartritis hace que los cojines (cartílago) entre los huesos (vértebras) se deterioren.
  3. Compresión nerviosa: Los discos herniados o las espuelas óseas en las vértebras del cuello pueden presionar los nervios que se ramifican desde la médula espinal.

Las colisiones automáticas traseras a menudo resultan en una lesión por latigazo cervical, que ocurre cuando la cabeza se empuja hacia atrás y luego hacia adelante, forzando los tejidos blandos del cuello.

Prevención

La mayoría del dolor de cuello está asociado con una mala postura combinada con el desgaste relacionado con la edad. Para ayudarte a prevenir el dolor de cuello, mantén la cabeza centrada sobre la columna vertebral. Algunos cambios simples en tu rutina diaria pueden ayudar.

  1. Usa una buena postura: Al estar de pie y sentado, asegúrate de que tus hombros estén en línea recta sobre tus caderas y tus orejas estén directamente sobre tus hombros.
  2. Toma descansos frecuentes: Si viajas largas distancias o trabajas largas horas en tu computadora, levántate, muévete y estira el cuello y los hombros.
  3. Ajusta tu escritorio: silla y computadora para que el monitor esté a la altura de los ojos. Las rodillas deben estar ligeramente más bajas que las caderas. Usa los reposa brazos de tu silla.
  4. Duerme en una buena posición:  tu cabeza y cuello deben estar alineados con tu cuerpo. Usa una almohada pequeña debajo de tu cuello. Intenta dormir boca arriba con los muslos elevados sobre almohadas, lo que aplanará los músculos de la columna.

Estos consejos serán útiles al momento de saber como tratar un dolor de cuello y llevar un tratamiento en el hogar, sin embargo recuerda que si las molestias persisten es importante que vayas a un médico.