Cómo cuidar de una herida abierta en casa

Cortas, raspas o perforas la piel y nuestros cuerpos inmediatamente comienzan a sanar la herida abierta, pero muchas lesiones menores pueden tratarse en el hogar observando algunas reglas y aquí, te las decimos:

Primero, es útil comprender las etapas del proceso de curación natural del cuerpo y así, adquieras los medicamentos genéricos necesarios:

Etapas de curación de una herida abierta

La sangre comienza a coagularse y comienza a formarse una costra.

Los glóbulos blancos ayudan a prevenir infecciones y comienzan a reparar el tejido dañado y los vasos sanguíneos rotos.

Los glóbulos rojos crean colágeno para formar una base para que crezca tejido nuevo en la herida.

Se forma nueva piel sobre este tejido y, a medida que los bordes se empujan hacia adentro, la herida se vuelve más pequeña.

Se forma una cicatriz que fortalece el área sobre la herida.

Para impulsar este proceso de curación natural, la limpieza de la herida es la primera prioridad.

Aquí te ofrecemos los siguientes consejos:

Lava la herida

Riega inmediatamente la herida abierta con agua sosteniéndola debajo del grifo y lava el área con un jabón suave y luego seque.

Presta atención en los bordes

Pequeños cortes y raspaduras pueden dejarte descubiertos, pero generalmente se necesita humedad para acelerar el proceso de curación.

Aplica bálsamos

Aplica vaselina y cubre con una venda adhesiva cualquier herida expuesta que pueda ensuciarte en las manos, pies, brazos o piernas.

Para las personas sensibles al adhesivo cuando tienen una herida abierta, te puedes asegurar una gasa con cinta de papel.

Limpia

Limpia la herida diariamente con agua y jabón, y aplica vaselina fresca y una venda.
Una vez que la herida se haya curado, aplica protector solar con un FPS de al menos 30 para controlar las cicatrices.

No hagas esto a tus heridas

No apliques un antibiótico tópico. Los estudios demuestran que la vaselina es tan efectiva como un ungüento antibiótico para una herida abierta no infectada.

No cures una herida menor con antisépticos como yodo o peróxido de hidrógeno. En realidad son perjudiciales para la piel, pueden retrasar la curación y dejar manchas en tu piel.

Mordeduras de animales

Cortes o pinchazos de un objeto oxidado o sucio, porque es posible que necesite una vacuna contra el tétanos.

Una herida abierta más profunda que un cuarto de pulgada, que no detendrá el sangrado después de mantener la presión directa sobre la lesión durante más de 5 minutos.

Heridas con bordes dentados o muy separados que no se pueden juntar fácilmente y pueden requerir puntos de sutura o pegamento para la piel.

Heridas en la cara que pueden necesitar atención especial por razones estéticas.

Recuerda limpiar tu herida abierta diariamente con agua y jabón suave, aplica vaselina y cúbrela con una venda adhesiva para una curación más rápida.