Ahorra en tu fiesta de bodas fácil

Si estás planeando casarte pronto, sin duda la fiesta de bodas es el tema principal y aunque tu pareja y tú tienen ganas de ofrecer una gran recepción, la verdad es que muchas veces el dinero se convierte en un gran obstáculo.

Sin embargo, hay muchas cosas en las que podrías ahorrar mucho dinero y que probablemente no se te habían ocurrido. Por ello, aquí tenemos algunas ideas para ahorrar dinero en este día tan especial y que siga siendo maravilloso.

Tips para ahorrar en tu fiesta de bodas

1.Usa herramientas de planificación gratuitas en línea. Sé tu propia planner wedding utilizando sitios web o aplicaciones te pueden ayudar a organizar tu presupuesto, los lugares en las mesas, la lista de invitados, el menú, la música, etc. De esta forma podrás tener más control de qué falta y que ya se tiene en cuanto a proveedores se refiere.

2. No compres revistas de bodas. La mayoría de las revistas de bodas tienen una versión en línea que puedes ver gratuitamente, además de que las redes sociales son una buena fuente de inspiración. Por ejemplo, Loverly es como un Pinterest pero exclusivo de bodas y tiene una gran variedad de estilos.

3. Sal de la temporada alta o escoge un día poco común. Por más encantadora que sea una celebración en fin de semana de calor, también es la opción más cara. Considera los pros y los contras de escoger un día inusual de la semana (quizás puedan asistir menos invitados, pero los más cercanos y queridos sin duda harán el esfuerzo) o de hacerla en otoño, invierno o a comienzos de la primavera.

ahorra en tu fiesta de bodas

4. Aprovecha al máximo los contactos de familiares y amigos. Entre ellos podrás encontrar el contacto de un buen fotógrafo, un artista talentoso, un aspirante a DJ, un excelente repostero, un peluquero, un maquillador o un entusiasta de los autos clásicos que le encanta hacerla de chofer. En este caso podrías obtener precios preferenciales o incluso que sea un regalo de vidas. De esta forma también tus personas más cercanas se sentirán aún más incluidos en la realización de esta ceremonia.

5. Piensa más allá de hoteles y estancias. No tiene que ser un lugar tradicional. Los salones comunales, las sacristías o los clubes deportivos a veces ofrecen un espacio para eventos y quedar igual de bien después de la decoración. O quizás algún pariente lejano pudiente tenga un jardín enorme donde puedas hacer la boda. Pregunta entre tus conocidos y cotiza opciones.

6. Considera alquilar sin banquete. Eso significa que alquilas el espacio pero el catering lo organizas tú y esto también ahorraría el gasto del descorche. Esta opción implica más planificación, y también tienes que sumar todos los gastos adicionales de contratación, pero puede llegar a ser mucho más rentable.

7. Alquila una casa de vacaciones como salón. Primero hay que negociarlo con el dueño de la propiedad y tal vez sirva para celebraciones íntimas, pequeñas, pero las casas de vacaciones pueden ser lugares increíbles a un precio mucho más bajo que el clásico hotel. También puedes alquilar el lugar por una semana o quincena y convertir la ocasión en unas vacaciones para tu círculo más cercano.

8. Revisa que no haya gastos ocultos. Asegúrate de preguntar todos los gastos antes de cerrar el trato y no quieres terminar endeudado. Debes tener conocimiento del costo de la barra libre, si el precio incluye impuestos, si el servicio está incluido o si hay algún gasto adicional de personal, si hay un mínimo por persona o cargo por invitado, si hay costes extra por la iluminación o el guardarropa, si hay cargo por alquilar una carpa o por las mesas, la vajilla, la cristalería, la mantelería o las sillas.

9. Nunca uses la palabra ‘boda’al momento de negociar con proveedores. Si lo haces, vas a ver cómo los costos se elevarán por los cielos. Mejor llámalo ‘fiesta’ o ‘festejo’. Además, nunca tengas miedo de regatear, la mayoría de los proveedores de bodas están abiertos a la negociación.

10. Negocia ‘los extras’. Siempre es bueno probar suerte, después de todo, ellos van a ganar mucho dinero contigo. Si necesitas extras, ya sea fundas para sillas o iluminación, asegúrate de negociarlos para que ambos tengan un buen acuerdo.

¿Cuál consejo te parece más útil? Si ya te casaste, ¿cuál agregarías?