Ahorra en los cuidados de tu gato

Sin duda, tener un gato en nuestras vidas es maravilloso. Aunque muchos dueños los acusan de indiferentes, la verdad es que siempre hacen mucho más cálido un hogar.

Sin embargo, por querer darle lo mejor, terminamos gastando en cuanta cosa nueva en el mercado sale para gatos, cuando muchas de ellas no son tan necesarias y afectan nuestra economía a final de mes.

Así que aquí te damos algunas sugerencias de en qué gastar y en que mejor recortar presupuesto para comprar algo más útil para tu familia.

Cómo ahorrar en los cuidados y alimentación de tu gato

La comida es algo en lo que deberías invertir inteligentemente

La comida para gatos barata también puede usar cenizas como relleno. No es tan grave como suena: la ceniza en realidad contiene algunos componentes químicos importantes, como el fósforo, que los gatos necesitan.

Pero también puede causar efectos secundarios, como cristales urinarios dolorosos. Por lo general, los alimentos un poco más costosos contribuyen de manera positiva a la salud de tu gato.

Es importante tener en cuenta que los veterinarios son casi unánimes al recomendar una dieta que incluya tanto alimentos húmedos como secos, con el propósito de no provocar deshidratación, malestar y problemas de salud más serios.

Si bien puede parecerte pesado gastar en la comida, será mucho mejor a gastar en cuentas de veterinario por no alimentarlo correctamente.

También considera ahorrar aún más dinero al hacer su propia comida y golosinas para gatos. Básicamente, la comida para gatos debe consistir en proteínas de origen animal.

Si quieres intentarlo, esta receta común podría incluir lo siguiente:

*Seis partes de carne de músculo con hueso molido (muslos de pollo, baquetas)
*Una parte mollejas u órganos (hígado de pollo, corazón, estómago)
*1/2 parte de huevo (como un aglutinante rico en proteínas)

Si piensas hacer comida en grandes cantidades, separa la mezcla en pequeñas porciones para congelar. Por el bien de la salud de tu gato, debes consultar fuentes en línea confiables o hablar con su veterinario antes de cambiar su alimentación.

comida para gato en plato

Considera cuándo es realmente necesario cambiar su caja de arena

A menos que tus gatos pasen la mayor parte de su tiempo al aire libre, probablemente cambies la caja de arena con frecuencia. Sin embargo, dependiendo de sus hábitos de uso, la basura puede ser un gasto tan grande como la comida. Evita las cosas baratas. La acumulación de arena dura más y controla mejor el olor, lo que le permite usar más tiempo una caja.

Busca maneras de ahorrar en las visitas al veterinario

Los gatos deben ir al veterinario al menos una vez al año. A medida que su gato envejece, sus viajes veterinarios pueden volverse más frecuentes y costosos.

Puedes reducir el costo de las visitas de veterinarios, sin escatimar en la atención, de varias maneras:

* Planes de pago de veterinario. Algunos ofrecen un plan de pago para facturas más grandes. Si no, considera buscar una segunda opinión antes de proceder con tratamientos costosos, y posiblemente cambiar de proveedor por completo.

*Descuentos en servicios básicos . Para las vacunas anuales, la esterilización y la esterilización, busca servicios con descuento en un refugio de animales local o clínica veterinaria móvil.

*Si estás preocupado por una enfermedad inesperada o una condición de salud hereditaria que pueda afectar la economía familiar, busca un seguro para mascotas.

Crea su propio árbol de juegos

Esta estructura con varios palos y recovecos ayuda a los gatos a estar entretenidos, especialmente si no tienen un jardín para jugar, además de que es más probable que tus muebles permanezcan intactos.

Dependiendo de su robustez y sofisticación, las torres de gatos pueden ser costosas, rebasando los 2 mil pesos. Así que te recomendamos ponerte manos a la obra. En internet hay infinidad de tutoriales y en las tiendas de artículos para remodelar tu casa, sin duda podrán ayudarte.

Como verás, no es necesario gastar grandes cantidades de dinero ni adquirir deudas. Muchas cosas puedes prevenirlas, sin necesidad de sacrificar la salud del miembro más especial de la casa.