Elige el jabón adecuado para tu tipo de piel

Tu piel es tan única como tú y necesita una atención particular para ayudarla a florecer. Conocer las recomendaciones para tu tipo de piel puede ayudarte a encontrar el jabón ideal.

Y a continuación, te damos una ayudadita para que en el buen fin en belleza y cuidado personal puedas elegir correctamente tu nuevo jabón:

Piel normal

La piel “normal” significa que no hay problemas extremos que tratar.

El sebo, o el aceite producido naturalmente por las glándulas sebáceas de la piel, está en producción regulada.

Esto es para que su piel no sea muy seca ni muy grasa.

Si usas jabón formulado para pieles grasas, la secará y el jabón para pieles secas podría dejarlo humedecido y obstruido. Muchos jabones comerciales son adecuados para usar con este tipo de piel, pero tenga cuidado con cualquier sensación de grasa o sequedad apretada.

Piel grasa

A menudo visto como una piel problemática, este tipo de piel tiene el beneficio de mantenerse suave y resistente mucho más tiempo que otros, y tarda mucho más en mostrar las arrugas.

Pero las glándulas sebáceas demasiado activas pueden causar brillo no deseado y, en algunos casos, acné.

Esto a menudo resulta en una limpieza excesiva, que daña la piel, la seca y hace que produzca más aceite.

Una barra de jabón exfoliante puede ser excelente, siempre que la fórmula sea suave y no la uses en exceso. Tres o cuatro veces por semana debería estar bien, menos si su piel es sensible.

También mejorando tus hábitos podrás tener una piel y una mejor salud en general.

Piel seca

Las personas con piel seca generalmente tienen menos problemas de manchas y puntos negros que otros tipos de piel y tienen pocos problemas con el brillo no deseado.

Sin embargo, la piel seca puede ser incómoda: la picazón y la rigidez son problemas comunes ya que este tipo de piel no produce suficiente sebo suavizante.

Un ingrediente recomendado a tener en cuenta es la glicerina; otros aceites también pueden ser beneficiosos.

Los jabones enriquecidos con aceite de oliva, aceite de coco, aceite de jojoba, manteca de cacao, manteca de karité y aloe vera, entre otros, pueden limpiar tu piel sin resecarla.

Ten cuidado de no usar en exceso el producto que elijas, ya que el lavado excesivo puede contribuir a la sequedad.

Piel mixta

El uso de algo hecho para la piel grasa será un problema en parches secos, y viceversa. Por supuesto, puedes comprar más de un producto y usarlo por separado para tu tipo de piel. 

Esto puede ser costoso, pero luego usará menos de cada producto, por lo que podría funcionar igual si tiene cuidado. Todavía es mejor optar por versiones más suaves de ambos tipos de jabón cuando los elige, ya que es probable que haya algún cruce a menos que planee pegar secciones de su cara cada vez que lo limpie.

Piel sensible

Si sufres de piel sensible, tu prioridad es ser lo más amable posible. Busca jabones sin perfumes, colorantes, sulfatos, alcohol o conservantes.

De hecho, cuantos menos ingredientes figuren en una etiqueta, más probabilidades tendrá de tener éxito con el producto.

Los ingredientes naturales pueden ser tus amigos, pero algunas sustancias naturales pueden ser muy duras para la piel.

Son preferibles los ingredientes suaves como los polifenoles del té verde, la manzanilla y el viejo aloe favorito.

¡Lo sabemos! Muchas de nosotras hemos cometido el error de no comprar el jabón adecuado para tu tipo de piel pero ahora, con estos tips, te volverás una experta y tendrás la piel más radiante cada día.